Queridos amigos y lectores de Comunidad Cristiana:

Los saludo con mucho cariño en este primer domingo del año 2018, hoy celebramos la fiesta litúrgica del Bautismo del Señor. El Espíritu que desciende sobre Jesús es el aliento de Dios que crea la vida, la fuerza que renueva y cura a los vivientes, el amor que lo transforma todo. Dejémonos reavivar y recrear por ese Espíritu para aportar a la sociedad actual amor solidario, esperanza y paz.

Año 2018: oportunidad para seguir creciendo en nuestra vida

Con el inicio del Año, aflora en nosotros el deseo de superarnos, de seguir creciendo en nuestra persona, familia y trabajo, y de ser cada vez mejores. Ser mejor implica dedicación, esfuerzo y sacrificio. Aprovechemos este Año 2018 que nos trae muchos retos y momentos de prueba, pero también de alegrías y satisfacciones. Invito a todos para que hagamos un proyecto de vida en el que manifestemos el empeño de ser mejor en la vida, en el trabajo, en los lugares de diversión, en las circunstancias especiales de emergencia, con las personas víctimas de la violencia, los enfermos, los ancianitos, los que tienen una limitación física y hagamos un proyecto de vida que contenga objetivos, metas y hechos concretos que nos ayuden a tener cambios concretos. Renovemos esfuerzos en la misión evangelizadora y sigamos respondiendo a los grandes desafíos que presenta nuestra realidad.

Encuentro y convivencia con el Presbiterio de Morelia

Con el favor de Dios, mañana, en el Seminario de Morelia, tendré la alegría de vivir la Convivencia Anual del Presbiterio junto a todos los sacerdotes de nuestra Arquidiócesis. Esta tradicional y esperada convivencia es una oportunidad para reforzar los lazos de amistad y fraternidad entre todos los sacerdotes, compartir los dones que Dios nos da, además de los sagrados alimentos y las experiencias vividas en nuestro ministerio. Invito a todos los sacerdotes asistir a esta convivencia para iniciar este 2018 con mucha alegría en Cristo Sacerdote. Aprovechemos esta convivencia y encuentro sacerdotal para contagiar de alegría a los demás hermanos sacerdotes, ya que somos verdaderos dispensadores de la gracia de Dios cuando trasparentamos la alegría del encuentro con Él. ¡Los espero con mucha ilusión y esperanza!

Con mi oración, cariño y bendición.

En Cristo, nuestra Paz

+ Carlos Garfias Merlos

Arzobispo de Morelia