Queridos amigos y lectores de Comunidad Cristiana:

Los saludo con mucho cariño en Cristo, nuestra Paz.

El próximo jueves 25 de enero, en torno a la Fiesta de la Conversión del Apóstol San Pablo, en Catedral, nuestra iglesia de Morelia se enriquecerá con la Ordenación de trece nuevos Diáconos para el servicio de nuestra Iglesia particular. Esta bendición extraordinaria para nuestra Arquidiócesis añade más manos, mentes y corazones a nuestro Proceso de Renovación y Revitalización Pastoral de nuestra querida Arquidiócesis. Nuestro Proceso de Evangelización y Construcción de Paz se fortalece y nos abre a renovar el ministerio del servicio, sobre todo hacia los más pobres y necesitados.  El ministerio del Diaconado está en relación con la tríada: Palabra-Liturgia-Caridad. De este modo se expresa la participación diaconal en el único y triple munus de Cristo en el ministro ordenado. Cómo Diácono, de manera preferente tendrá que ser ministro del servicio y de la conducción. El Diácono es maestro en cuanto proclama e ilustra la Palabra de Dios; es santificador, en cuanto administra el Sacramento del Bautismo, lo mismo que la participación especialmente en la Eucaristía, los sacramentales, conserva y distribuye la Eucaristía; es guía, en cuanto animador de la comunidad o de diversos sectores de la vida eclesial. Estos trece jóvenes, que recibirán el Diaconado, representan la esperanza de nuestra Iglesia para seguir instaurando el Reino de Dios, para seguir haciendo presente a Jesús en medio de su pueblo, para seguir anunciando la Buena Nueva y para seguir brindando consuelo y esperanza a quienes más lo necesitan. Para este servicio y compromiso ministerial, ellos ya han hecho profesión de fe y su Juramento de fidelidad ante mí, Pastor de esta Arquidiócesis, en Celebración Eucarística, en la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, en Pátzcuaro. Los invito  a todos a participar de la alegría de estos nuevos Diáconos y a seguirlos acompañando con nuestra oración y consejos en sus vidas para que sigan forjándose como pastores según el Corazón de Cristo.

Con mi oración, cariño y bendición.

En Cristo, nuestra Paz

† Carlos Garfias Merlos,

Arzobispo de Morelia