Queridos amigos y lectores de Comunidad Cristiana:

Los saludo con mucho cariño en Cristo, nuestra Paz. Que en esta cuaresma encontremos a. Cristo como nuestro ejemplo y modelo.

Cuaresma, tiempo de reconciliación, que nos conduce a la paz

Gracias a Dios y con la esperanza de encontrar a Cristo y que nos impulse en la construcción de la paz, el próximo miércoles 14 de febrero inicia el tiempo de la Cuaresma, el espacio previsto para preparar a todo el Pueblo de Dios para la gran celebración de la Pascua del Señor, al actualizar la Muerte y Resurrección de Jesucristo.

Con la imposición de la ceniza como signo externo que nos compromete a programarnos para la conversión y la penitencia, iniciamos el reconocimiento de nuestra condición humana en toda su fragilidad, expuesta a todo tipo de rupturas: con Dios, con el medio ambiente, con los hermanos, con la sociedad y consigo misma.

Tenemos, una vez más, la oportunidad para el reconocimiento de los pecados personales, arrepentirnos y cambiar de vida, lo mismo que reconocer que de ahí derivan los pecados sociales, como la violencia organizada y la miseria extrema de multitudes de hermanos nuestros. La Cuaresma es un tiempo para ser honestos con nosotros mismos y con Dios, mediante el reconocimiento de lo precario de una vida carente de amor y abundante en rupturas y desencuentros. Es tiempo para la reconciliación, tan necesaria en todas partes, en las familias, en las comunidades, en las instituciones, en la sociedad misma. Es tiempo de escucha y de diálogo como herramientas para el encuentro, el perdón y la construcción de la paz. Es tiempo de conversión al Dios vivo y verdadero, el Dios de Jesucristo, quien muriendo vence a la misma muerte y el poder destructor del pecado.

Los invito a que aprovechemos paso a paso el tiempo de la Cuaresma y convoco a todos los fieles católicos a prepararse para celebrar la. Pascua realizando un itinerario de crecimiento espiritual para aprovechar este tiempo favorable y encontrar la paz que tenemos que transmitir a los demás. Todos somos corresponsables de que podamos transformar la violencia e inseguridad en una oportunidad de encontrar el camino de la armonía, la seguridad y la paz.

Con mi oración, cariño y bendición.

En Cristo, nuestra Paz:

† Carlos Garfias Merlos.

Arzobispo de Morelia