Queridos amigos y lectores de Comunidad Cristiana:

En este Domingo IV de Pascua, llamado del Buen Pastor, les saludo con mucho cariño en Cristo nuestra Paz. La Palabra de Dios nos anima a sentir la presencia de Jesús. Él camina con nosotros y no nos deja solos en la vida; nos acompaña y defiende día a día como Buen Pastor. Como «ovejas que escuchan su voz y le siguen» nos ilumina, orienta y alienta nuestra vida hasta la vida eterna.

Vocación: escucha, discernimiento y vivencia

Celebramos en toda la Iglesia la 55ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones con el tema: “Escuchar, discernir, vivir la llamada del Señor”. Queridos hijos, nosotros no vivimos por casualidad, ni somos arrastrados por una serie de acontecimientos desordenados; nuestra vida y nuestra presencia en el mundo son fruto de una vocación divina. En los tiempos inquietos que vivimos, el misterio de la Encarnación nos recuerda que Dios siempre nos sale al encuentro y pasa por los caminos de nuestra vida y, conociendo nuestra ardiente nostalgia de amor y felicidad, nos llama a la alegría. En la diversidad y la especificidad de cada vocación, personal y eclesial, se necesita escuchar, discernir y vivir la Palabra que nos llama desde lo alto y hace fructificar nuestros talentos, nos hace instrumentos de salvación en el mundo y nos orienta a la plena felicidad. Oremos por la vocación a la santidad en la Iglesia. Oremos para que Dios envíe abundantes vocaciones al sacerdocio, a la vida consagrada y al laicado comprometido. Pidamos al Buen Pastor que envíe obreros a su mies y nos dé sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos, enamorados del Evangelio, que sepan hacerse prójimos de los hermanos y ser, así, signo vivo del amor misericordioso de Dios.

Que a través de la oración de esta 55ª Jornada, todos los consagrados volvamos a encontrar el ardor de nuestra llamada y proponer, sobre todo a los jóvenes, el seguimiento de Cristo. Que la Virgen María, Nuestra Señora de la Salud, quien escuchó, acogió y vivió la Palabra, nos acompañe en nuestro camino vocacional y compartamos la alegría y la paz de Cristo resucitado.

Con mi oración, cariño y bendición.

En Cristo, nuestra Paz

† Carlos Garfias Merlos,

Arzobispo de Morelia