Queridos amigos y lectores de Comunidad Cristiana:

Los saludo a todos con mucho cariño en este Domingo V de Pascua, la paz de Cristo resucitado esté con ustedes. Hoy Jesús nos comparte su deseo más profundo: "Permanezcan en mi amor". Para vivir en la unidad, hemos de amar, es la savia que proviene de Jesús, sin él, nada podemos hacer.

Día del Niño: felicitación, reconocimiento, amor y atención a los niños

El lunes 30 de abril, se celebra en México el Día del Niño, que nos ofrece la oportunidad para felicitarlos, alegrarnos con ellos y considerar la situación de los niños y de las niñas en nuestras familias y en la sociedad. Los niños conforman un sector lleno de riqueza que constituye un tesoro, pero a la vez es muy vulnerable, por lo que necesita del amor, de la atención y de los cuidados de todos. Tristemente existe mucho sufrimiento infantil causado por la pobreza extrema de muchas familias y la violencia intrafamiliar. El Día del Niño es una oportunidad para sensibilizarnos todos ante la situación de los niños y ofrecer alternativas para ellos. Felicidades a todos los niños, y ofrezcámosles nuestro amor, atención y dedicación.

Mes de mayo: orar e imitar a María, Madre de Esperanza

Como cada año, en todo el mes de mayo, nuestra Virgen Madre es honrada con variadas formas: altares, flores, consagraciones, procesiones y toda clase de expresiones de amor de los fieles. Los invito a intensificar nuestra devoción y amor a María en este mes mariano, honrémosla como la Madre de la esperanza y de la escucha, tenemos tanto que hablarle y presentarle. Amémosla como Madre, es la Santa Madre de Dios que nos enseña la virtud de la esperanza, incluso cuando parece que nada tiene sentido: Ella siempre confiando en el misterio de Dios, incluso cuando Él parece perderse por culpa del mal del mundo. En los momentos de dificultad, María, la Madre que Jesús ha regalado a todos nosotros, puede siempre sostener nuestros pasos, puede siempre decirnos al corazón: “Levántate. Mira adelante. Mira el horizonte”, porque Ella es Madre de esperanza. Sigamos orando y amando a María, imitemos sus virtudes para seguir construyendo un mundo de esperanza y de paz.

Con mi oración, cariño y bendición.

En Cristo, nuestra Paz

† Carlos Garfias Merlos

Arzobispo de Morelia