Queridos amigos y lectores de Comunidad Cristiana:

Que la paz de Cristo esté con ustedes en este Domingo de la Ascensión del Señor. Hoy, el Evangelio nos invita a salir y desplazarnos al «mundo entero» y llevar la Buena Noticia a «toda la creación» para que a través de la Iglesia y fuera de ella, Dios siga estando presente en la vida de cada creyente y de cada ser humano.

Maestros a ejemplo de Don Vasco, inspirados por el Espíritu Santo

Con motivo de la celebración del Día del Maestro el próximo 15 de mayo, felicito a todos los maestros, asimismo reconozco su valioso compromiso por educar a nuestros niños, adolescentes y jóvenes. Los felicito y les agradezco su dedicación y entrega dentro y fuera de las aulas, consciente de que contribuyen a la formación de una sociedad en paz. La tarea educativa nunca ha sido tan urgente y prioritaria dentro de nuestra sociedad como hoy, ante la emergencia educativa es indispensable unir esfuerzos entre instituciones, organizaciones y autoridades para cooperar en esta obra. Los niños, adolescentes y jóvenes necesitan de nuestro compromiso.

Invito a todos los maestros a mirar más allá de las aulas para sentirse parte de esta gran “tarea” y Misión de educar en los valores humanos y civiles para tener y gozar de un mundo y una sociedad mejores. Quiero ofrecerles el subsidio que la Dimensión de Educación y Cultura de la Arquidiócesis de Morelia (DECAM) ofrece a todos los maestros en torno al Día del Maestro: “El Espíritu Santo les enseñará todo”. Recordemos que la tarea educativa es una Vocación y Misión en conjunto que requiere la corresponsabilidad de todos. Será muy valioso que los párrocos participen con los maestros para construir caminos de diálogo y colaboración dentro de los ambientes educativos y den a conocer dicho subsidio, donde se profundiza una espiritualidad educativa, contribuyendo a la misión docente desde una identidad cristiana.

Que la celebración del Día del Maestro y el aprovechamiento de este subsidio pastoral favorezca la reflexión y suscite la esperanza de construir una sociedad más educada y desarrollada que se comprometa con la paz.

Con mi oración, cariño y bendición.

En Cristo, nuestra Paz,

† Carlos Garfias Merlos,

Arzobispo de Morelia