Queridos amigos y lectores de Comunidad Cristiana:

Los saludo con mucho cariño en Cristo nuestra Paz en este Domingo XIII del Tiempo Ordinario. Hoy el Evangelio nos enseña a buscar a Jesús, nos descubre el contacto sanador con Él y cómo encontrar en Él la fuerza para iniciar una vida nueva, llena de paz y salud.

El voto, un derecho y una obligación del cristiano responsable

Queridos hermanos, hoy, en la jornada electoral, vivimos en México un momento trascendente para nuestro país, expresando de manera crítica, responsable e informada nuestro derecho sobre quién nos debe gobernar, es decir, sobre quién debe coordinar los esfuerzos para que entre todos –sociedad y gobierno– podamos construir el bien común que México necesita. Es preciso que emitamos nuestro voto después de haber entendido las propuestas de gobierno que han presentado los candidatos.

Los invito a todos a tener una jornada electoral ejemplar, llena de civilidad, responsabilidad y compromiso, evitando palabras o gestos de hostilidad, descalificación o violencia. La paz se construye paso a paso, día a día. Todos debemos convertirnos en sembradores de paz. Hoy más que nunca México necesita vivir en un clima de paz para caminar y seguir construyendo un mejor país hacia delante.

Es una obligación moral ejercer nuestro derecho al voto. Todos tenemos el derecho y la obligación de participar en este importante ejercicio de responsabilidad cívica: jóvenes y adultos, mujeres y hombres, habitantes de zonas urbanas y rurales. En las condiciones actuales, el abstencionismo no nos ayuda a madurar como ciudadanos llamados a construir una democracia más sólida.

En esta contienda electoral y después de ella, hagamos oración unidos como hermanos, dirigiéndonos a nuestra Madre de Guadalupe, por nuestros futuros gobernantes para que siempre velen por la dignidad de la vida desde la concepción hasta la muerte natural, por los matrimonios y las familias, y por la vigencia de la más amplia libertad religiosa para nuestro pueblo.

Con mi oración, cariño y bendición.

En Cristo, nuestra Paz

† Carlos Garfias Merlos,

Arzobispo de Morelia