Queridos amigos y lectores de Comunidad Cristiana:

La paz de Cristo esté con ustedes en este Domingo XV del Tiempo Ordinario. Hoy el Evangelio nos invita a descubrir en Jesús la fuente, el inspirador y el modelo de la acción evangelizadora. La misión de sus discípulos es abrir caminos al Reino de Dios con la fuerza necesaria para liberar de aquello que esclaviza, oprime y deshumaniza.

Acompañados hasta el fin por la Virgen del Carmen

Con mucha alegría, mañana la Iglesia recuerda y celebra a la Virgen del Carmen. La grandeza del escapulario, símbolo del amor y la intercesión que Ella tiene a todos sus devotos y que se hizo famosa por la promesa: “Yo asistiré en vida y en muerte a quienes lleven devotamente mi escapulario o medalla”. El grandioso homenaje, expresión de la fe en las parroquias, capillas, pueblos y ciudades, manifiesta una vez más la tradición de esta hermosa devoción popular. La Virgen del Carmen nos invita a tener un catolicismo práctico: Cumplir los Mandamientos, practicar la caridad, asistir a los actos religiosos y a la Santa Misa dominical. Felicito a las familias y comunidades que veneran a la Virgen del Carmelo, que Ella nos proteja y nos guarde, que sus fiestas sean un canto de fe y esperanza para que en nuestras comunidades reine la paz.

Pre-Seminarios 2018: experiencia de encuentro con Cristo

Con el lema: “¡Ven, sé luz del mundo!” (Mt 5,14), toda esta semana se vive, en el Seminario Diocesano de Morelia, los Pre-Seminarios 2018, que son un espacio para que los jóvenes con inquietud vocacional por la vida sacerdotal, a través de un acompañamiento más cercano, se preparen para ingresar al Seminario. Esta vivencia es un tiempo para que los jóvenes conozcan más profundamente la dinámica de su estancia en el Seminario y para que los formadores los entrevisten personalmente y les ayuden a discernir y a tomar su decisión por formarse para responder a la vocación al Sacerdocio. Seguir a Jesús implica vencer obstáculos, superar retos y crecer ante las dificultades al perseguir el gran ideal de construir una sociedad basada en el amor, la justicia y la paz. Invito a todos para que hagamos oración por estos jóvenes, para que sean valientes y generosos en su respuesta al llamado de Jesús, “porque la mies es mucha y los trabajadores, pocos” (Lc 10,2).

Con mi oración, cariño y bendición.

En Cristo, nuestra Paz

† Carlos Garfias Merlos,

Arzobispo de Morelia