pastores

ZONAS

botonpatronos

TRIBUNAL

Servicios

VOCACIONES

11 de febrero, 12:00 hrs. Catedral de Morelia

comunidad

Mantenimiento de edificios antiguos (II)
 Mantenimiento de edificios antiguos (II)

Reposición de faltantes en piezas de mampostería Cuando se ha perdido o dañado alguna parte de un muro de piedra, adobe o tabique, o del enladrillado de pisos o azoteas, debe reponerse para evitar daños mayores. Antes de reponer, se debe limpiar mu [ ... ]

Sacerdotes para siempre
Sacerdotes para siempre

P. Rafael Chávez, en Tlalpujahua Jacobo Soto Ante el altar y a los pies de la Virgen de Carmen, en el Santuario Diocesano de Tlalpujahua Mich, este pasado 6 de febrero del 2018 el párroco P. Rafael Chávez Martínez, acompañado de 10 sacerdotes, [ ... ]

huiatzio

 

Juan Carlos Soto Mora

El 4 de octubre se celebra la fiesta de San Francisco de Asís, un hombre que vivió el Evangelio del modo más literal posible, haciendo de su vida una profunda, sincera y veraz entrega a Cristo Jesús, y ofreciendo su ser entero a Dios a través del servicio a sus hermanos. Y es exactamente así como consideró siempre a los demás: como hermanos de verdad, hermanos en Cristo, todos con la misma dignidad, e hizo partícipe de ésta a la obra entera del Creador.

Esta conciencia de la presencia divina en la Creación de Dios ha sido retomada ahora por nuestro Santo Padre. Es el hermano de Asís quien da el nombre a la encíclica del Papa que con gran humildad asumió su nombre, Francisco, al decir Laudato Si’ (Alabado seas o Loado seas, en italiano), allá en el lejano 1224, al orar desde el fondo de su corazón en su Cántico de las Creaturas:

Laudato si, mi Signore, per sora nostra matre Terra,

Loado seas, mi Señor, por nuestra hermana la madre Tierra,

la quale ne sustenta et gouerna,

la cual nos sustenta y gobierna,

et produce diuersi fructi con coloriti fior et herba.

y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba.

Hoy traemos a usted, apreciado lector, una imagen diocesana que reside en el hermoso pueblo lacustre de Ihuatzio, el lugar de coyotes. Se trata de una figura de tamaño natural del Seráfico Padre de Asís, y que acompaña al pueblo durante la procesión que se lleva a cabo por todo el pueblo durante su fiesta, la cual este año coincidió con el domingo. Otra imagen del mismo santo, la cual se sitúa en la cima del retablo principal, nunca baja de su sitio.

Nos explica el padre Adrián Tapia Juárez, párroco del templo de San Francisco de Asís, que durante la fiesta patronal se representa a modo de danzas una escena en honor del protector del pueblo. Se trata del encuentro de San Francisco con el Sultán de Egipto, Melek el Kamel, durante el asedio de los cruzados en Damieta.

Nos comenta el párroco que en cada pueblo de la zona la fiesta tiene su propio modo de ser celebrada, con un trasfondo del mismo episodio. Hay en Ihuatzio dos danzas principales, que son escenificadas comenzando al terminar la Sagrada Misa, frente al Altar. Se trata de la Danza de los soldados y la de los Moros. Los primeros representan a los cruzados cristianos, y los últimos al sultán y sus súbditos.

Los moros son siempre cuatro: El sultán, su ayudante, el soldado y el alférez. Cada uno porta un bastón, que permite distinguir a cada uno. El bastón del ayudante termina en una pequeña esfera, el del soldado no tiene figura, el del alférez muestra una media luna, y el del sultán tiene una media luna coronado por una cruz, dado que, según la Florecillas de San Francisco, fue bautizado antes de morir.

La imagen de San Francisco, que en el uso cotidiano permanece a la derecha del Altar Mayor del Templo, sale de su nicho cada año para esta especial procesión, que recorre las diferentes estaciones que hay a lo largo de todo el pueblo, y posee todos los atributos iconográficos propios del santo.

La delgada figura viste el hábito frugal, el pobre sayal, que lo cubre hasta los tobillos, ceñido a la cintura por el cordón que la sujeta, y que al cabo tiene tres nudos. Atado a éste está un Santo Rosario de cuentas de madera. En sus manos se pueden ver los estigmas de nuestro Señor Jesucristo, y en una de sus manos sostiene una clavera, mientras que en la otra lleva un crucifijo, al cual mira con gran amor.

El hábito de Francisco estaba originalmente confeccionado con lana burda, a partes iguales lana blanca y negra, de modo que era de un color gris cenizo en un principio, y en muchas ocasiones era formada a base de retazos. De cualquier color que fuera, podía variar mucho, pues se trataba desde un principio de vivir la pobreza evangélica, y todo les era regalado, nada les pertenecía a los hermanos.

El distintivo color marrón o café se adoptó apenas en el siglo XIX. En la actualidad, dependiendo de qué lugar del mundo sea la congregación franciscana que use el hábito, puede ser gris, marrón, clara u oscura, pardusca e incluso verde en ocasiones, pero en una misma comunidad suele ser de un mismo tono.

De las túnicas originales que se conservan de San Francisco de Asís sabemos que éstas tenían forma de cruz o de tau (la letra griega, símbolo de la Cruz de Cristo), elegida por el Santo Pobre como su divisa, su distintivo, con el cual solía firmar sus escritos, expresión de que el Hermano Menor debe crucificar en sí mismo las pasiones de este mundo. Así, los hermanos de Francisco vestían la Cruz, hablando en forma literal. Es despojarse del hombre viejo, que vive en el pecado, para revestirse del hombre nuevo, que vive en y de la gracia de Dios.

Incluso Fray Pacífico contempló al hermano de Asís en una visión con la tau sobre la frente. Decir fray o fraile es, literalmente, llamarlo hermano: La voz proviene del latín Frater, así como en el caso de las mujeres la voz original en la misma lengua es Soror, que significa hermana, y por ello les llamamos Sor.

Recordemos que en esa sociedad rural y campesina en la cual vivió el Seráfico Padre, las ovejas eran muy abundantes, de modo que su pelaje, la lana, era empleado corrientemente para vestir con modestia. Es por eso que el sayal, pobre sayal, era de esta fibra, tal como también lo era el cordón, sólo que éste era de lana blanca trenzada.

El cordón tiene en su final tres nudos, los cuales simbolizan los tres votos, es decir, las tres promesas solemnes de vida que los hermanos de Francisco hacen a Dios: Vivir en Pobreza, Obediencia y Castidad. Hay ocasiones en las que pueden verse cinco nudos, y en ese caso los nudos simbolizan las cinco llagas de Nuestro Señor.

La presencia del Santo Rosario atado al cordón muestra el inefable amor de Francisco por la Madre del Señor, y de su devoción y constante memoria, un rasgo que es compartido por toda la orden, y que fue heredada de ese amigo del Pobre de Asís y gran santo que es Domingo de Guzmán, fundador de los Dominicos, es decir, los hermanos predicadores, a quien la Virgen María le regaló el Rosario como una prodigiosa arma para la lucha espiritual, en especial para luchar, en ese tiempo, contra las herejías que asolaban a Europa. Por cierto, amado lector, ¡aprovecha este mes de octubre, Mes del Rosario, para comenzar a rezarlo diariamente! ¡Verás qué grandes gracias te otorga Dios a través de María!

Al Pobrecito de Asís, con su proverbial humildad, sencillez y su grande amor a la Cruz, el Señor le otorgó un grandioso regalo, una gracia maravillosa en verdad: Las Llagas o Estigmas de Nuestro Señor Jesús aparecieron en sus manos y pies, incluso como clavos negros, para compartir el gran dolor que Cristo sufrió, así como su gran amor por todos nosotros.

La calavera con que se le representa nos habla de su desprecio por los placeres mundanos, en contraposición de la vida eterna, que es nuestro verdadero tesoro. Asimismo, pone el acento en que esta vida terrena es pasajera, es una oportunidad de aprender a amar, y nuestra recompensa está en poder un día contemplar la sonrisa de Cristo.

Puede usted enviar sus comentarios, estimado lector, a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Próximos eventos

AGENDA DIOCESANA

Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa
123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728

Contáctanos

facebook

facebook

facebook

facebook

facebook

 


PORT2827Manténte informado del acontecer de la Diócesis en www.periodicodiocesano.org.mx

 

PASTORAL DIOCESANA

“Necesidad de la animación misionera”
“Necesidad de la animación misionera”

  En el Congreso Misionero de Burgos, de 2003, Mons. L. Augusto Castro Quiroga –Obispo de Tunja, Colombia– decía, a propósito de la animación misionera, que &ldq [ ... ]

QUIÉN ES QUIÉN EN LOS TEXTOS DIOCESANOS
QUIÉN ES QUIÉN EN LOS TEXTOS DIOCESANOS

  P. Otoniel Ochoa Nieto, Coordinador del Sedec Saludos y bendiciones, estimados amigos catequistas y lectores de este espacio de difusión catequística. Continuando con el plan de [ ... ]

Pastoral de escritorio y pastoral de surco
Pastoral de escritorio y pastoral de surco

  P. Rubén Hernández Colín En ocasiones se menosprecia y se piensa que es ingrato estar en surco, falso prejuicio porque el Pastor de pastores ejerció con mayor pron [ ... ]