pastores

ZONAS

botonpatronos

TRIBUNAL

Servicios

VOCACIONES

"¡Alegrémonos! Éste es el día en que fue glorifica...

San Juan dice en el Evangelio: “Llegará el día en que el Hijo del hombre será glorificado”. En la Vigilia Pascual que precedió a este domingo, se entonó un himno bellísimo, llamado el “Pregón Pascual”, en [ ... ]

“Vivir alegres en la familia porque Cristo ha resu...
“Vivir alegres en la familia porque Cristo ha resucitado”

Enrique Rangel Guerrero y Graciela Hilario de Rangel* La primera fuente de alegría para la familia cristiana es la Resurrección del Señor. Porque Cristo está vivo, no se quedó en el lugar de los muertos, colma el corazón y el alma de c [ ... ]

10 2

 

El Estado no es el padre de innumerables hombres y mujeres dispersos que son los  ciudadanos, sino el órgano jurídico de la sociedad que tiene por única misión procurar el bien común de la misma; por consiguiente, debe, mediante el ejercicio de los poderes de que está dividido, procurar aquel conjunto de condiciones  de toda índole que hagan posible  que las instituciones en las que el hombre y la mujer han nacido o han creado cumplan con su función, no solamente proporcionando el beneficio para el que fueron concebidas o establecidas, sino para que se ordenen al bien general; debe el Estado suplir, pero nunca suplantar a las instituciones menores.

El Estado que quiere cumplir con su misión debe evitar el paternalismo, haciendo que se despierten las energías vitales de los grupos e instituciones que componen la sociedad a fin de que, funcionando éstas debidamente, de la conjugación de las distintas fuerzas sociales nazca una verdadera vida social, dentro de la cual se desarrolle armoniosamente la personalidad de cada uno de los habitantes del país.

Ante una situación concreta de injusticia social, el Estado tiene el deber de tomar las medidas necesarias para lograr una justa y equitativa distribución de la riqueza, respetando los derechos naturales y los adquiridos legítimamente de personas físicas o morales, individuos o instituciones, sin miramientos a intereses no legítimos de individuos o de grupo, pues ese factor es fundamental en la solución del problema social que oprime al hombre y a la mujer de hoy.

Los particulares, asumiendo su responsabilidad y organizándose debidamente, pues la justicia social no puede alcanzarse por ellos sino a condición de que convengan en alcanzarla de una manera institucional. El concepto verdaderamente humano de la sociedad es que ésta no debe ser un todo amorfo, ni un conjunto de átomos dispersos que son los hombres y mujeres bajo la férula del Estado; sino que, unas veces la persona nace dentro de  instituciones que llamamos naturales y otras las crea la persona misma para hacer frente a sus necesidades o procurar su mutua defensa y perfección. La vitalidad del cuerpo social depende de la vida intensa de los individuos que, persiguiendo un objeto, se unen en grupos, asociaciones o instituciones, para alcanzarlo más fácilmente y mediante esas instituciones se busca el bien común total de la sociedad. El bien común, bien colectivo, se alcanza por acciones colectivas y debe ser la resultante y condición del buen funcionamiento de las distintas instituciones que componen la sociedad.

La misma Iglesia como institución, no puede mantener una postura neutral frente a los graves problemas de la sociedad; sino que está obligada, por su propia vocación,  a adoptar una posición clara, siempre que lo exija la justicia y la caridad, para indicar en Cristo el sentido último y completo de los acontecimientos humanos, para condenar sin paliativos las violencias y los abusos y para impulsar las más audaces opciones a favor del hombre y la mujer, de su dignidad y libertad.

El rasgo específico de la presencia y la acción sociopolítica de la Iglesia institución y de los presbíteros reside principalmente en la naturaleza pastoral (ética y religiosa) de su intervención. Sin embargo, la autoexclusión de los hombres de Iglesia de la lucha política directa no significa ciertamente una renuncia ni un desprecio; al contrario, es la condición necesaria para hacer más. Por ejemplo, en la lucha por la justicia un presbítero o un religioso que evangeliza es mucho más revolucionario que un presbítero o religioso que dispara.  En la lucha contra el crimen organizado, es mucho más importante un presbítero o un religioso que, mediante su acción evangelizadora, convierte las conciencias, las mentalidades y las costumbres, que un presbítero o que un religioso que milite en un movimiento antimafia. Por tanto, ésta autoexclusión de la Iglesia institucional de la política, jamás debe significar indiferencia o desinterés de la Iglesia por la confrontación política, por los problemas económicos, por los programas de gobierno y por la lucha de la justicia.

* Director General de Cáritas Diocesana Morelia, I.A.P.

 

P. Gustavo Martínez Jáimez*

AGENDA DIOCESANA

Do Lu Ma Mi Ju Vi Sa
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930

Contáctanos

facebook

facebook

facebook

facebook

facebook

 


PORT2834Manténte informado del acontecer de la Diócesis en www.periodicodiocesano.org.mx

 


sedpaf

 

PASTORAL DIOCESANA

Importancia de una formación misionera
Importancia de una formación misionera

P. José Carlos Tapia Ruiz, Coordinador de OMPE-Morelia Jesús expresó a los Apóstoles y a nosotros: “Como el Padre me envió, también Yo los enví [ ... ]

Testimonio, una urgencia para el ministerio de la Catequesis
Testimonio, una urgencia para el ministerio de la Catequesis

P. Otoniel Ochoa Nieto, Coordinador del Sedec Un saludo afectuoso para todos nuestros lectores en este hermoso tiempo de la Pascua. Daremos comienzo a una serie de artículos destinados a la  [ ... ]

Guiones de estudio, un aporte para la formación
Guiones de estudio, un aporte para la formación

Los Consejos de Pastoral Parroquial desde la eclesiología P. Juan Manuel Quiroz Armenta, Vicario Episcopal de Pastoral Nuestro Plan Diocesano de Pastoral (PDP) valora y propone la conformac [ ... ]