uriangato

Fiesta en Uriangato, Gto.

Seamos misericordiosos como el Padre, para ser cada día más semejantes a Jesús, a quien le quita el sueño cada oveja perdida, llamó el arzobispo de Morelia, cardenal Alberto Suárez Inda, en un gran homenaje ofrecido al Sacratísimo Corazón de Jesús en Uriangato, Gto.

Agregó: Dios, que es amor, lleno de compasión es infinitamente misericordioso con todos nosotros. Por eso el Buen Pastor sale en busca de las ovejas perdidas, y toma en sus hombros a toda la débil humanidad.

Nuestra Iglesia no puede ser indiferente, sino constituir un oasis donde todos los hijos de Dios encuentren seguridad, alegría y paz en sus corazones, afirmó el Cardenal ante cientos de feligreses y más de 25 frailes agustinos, entre otros el padre provincial Ramón del Río Abunda, quienes con él presidieron la Eucaristía en la parroquia dedicada al Sagrado Corazón de Jesús, que se engalanó para celebrar a su Divino protector el día 3 del presente mes.

El perdón y la reconciliación son posibles, dijo, porque Cristo nos da fortaleza, nos justifica y transforma, nos hace capaces de perdón, dones que deben reflejarse en la Iglesia, los hogares, en el cuidado de unos a otros, ahora que nuestro pueblo sufre tantos problemas.

Seamos compasivos y perdonemos hasta la muerte, como Jesús, afirmó.

Un día antes, el obispo auxiliar de Morelia, Mons. Carlos Suárez Cázares, administró el Sacramento de la Confirmación a 260 adolescentes como parte de las celebraciones festivas, y el día de la fiesta cerca de 300 niños hicieron su Primera Comunión en tres Misas matutinas.

Todo lo anterior fue precedido por un Novenario que encabezaron los frailes Manuel Álvarez Solano, Vicente Flores, Jorge Lara, el párroco Nicolás Morales Díaz, Miguel Ángel Ruiz, Antonio Téllez, Leonel Martínez, Efraín Gutiérrez, Ramón del Río, y en diferentes momentos también dirigieron otros actos los presbíteros Pastor Martínez y Jesús Guerrero.

La octava será el día 10, en la cual el acto central será una procesión con la imagen del Sagrado Corazón por las calles principales de la ciudad, a partir de las 19:00 horas.

Adrián Cirilo Amado


moreliaç

Fiesta del Sagrado Corazón en Morelia

Con devoción y alegría, la Parroquia del Sagrado Corazón, de la colonia Jardines del Rincón de Morelia, celebró su fiesta titular el pasado viernes 3 de junio; por la tarde, el obispo auxiliar D. Herculano Medina presidió la Misa solemne del festejo.

Durante la solemnidad dedicada al Sagrado Corazón de Jesús, en la que también estuvieron el párroco P. Estanislao Razo, así como cinco sacerdotes más, el templo parroquial lució colmado de feligreses a quienes el Obispo les dijo que la principal característica que podemos descubrir de esta fiesta es la ternura de Dios.

El Obispo Auxiliar recordó también que la ternura de Dios está llena de gestos, “y esos gestos no se pueden entender si en el corazón de Jesús no hubiese amor; no podría haber ternura para nosotros, si el Señor no nos amara”, aseveró.

Incentivó a los devotos del Sagrado Corazón de esta parroquia a experimentar en su vida la ternura de Dios para poder transmitirla a los demás. “Si se alejaron por alguna razón de Dios, hoy es el momento oportuno para volver al camino de Dios; la ternura de Dios debe ser motivación para que nosotros nos acerquemos a Dios, esa debe ser la razón para estar con Dios; descubrir que Él me ama, y por eso es tan tierno y tan delicado para conmigo”...

Alberto Calderón Ramírez


14 2

En Agostitlán, Mich.

La Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, de la localidad de Agostitlán (Mpio. de Hidalgo), Mich., celebró con gran fervor su fiesta titular, iniciando con las tradicionales mañanitas y la Celebración Eucarística concelebrada, presidida por el Párroco P. Agustín Quintana García, acompañado de varios sacerdotes de la Foranía 30 (Cd. Hidalgo), que se unieron a la alegría de la fiesta.

En su homilía, el padre agradeció la presencia de la comunidad y los sacerdotes que los acompañaban en la fiesta titular, en especial porque se celebra en el marco del Año de la Misericordia promulgado por el Papa Francisco. Instó a sus oyentes a que veamos en el  Sagrado Corazón de Jesús una fiesta propia de esta misericordia, y en Cristo veamos  el rostro amoroso de Dios, y tengamos presente que el corazón representa al ser humano en su totalidad y es el centro original de la persona humana, ya que es el amor  en Cristo, el cual es perfecto, es así que con ese gran amor siempre derrama en nosotros su misericordia y que es tiempo que también nosotros limpiemos nuestros pecados  recibiendo con ese amor su indulgencia así que trabajemos  con tenacidad para alcanzar su gracia.

Al finalizar, reiteró su agradecimiento y continuaron la celebraciones con Primeras Comuniones y Confirmaciones  que tradicionalmente  los fieles esperan.

Gonzalo Ávila


lapiedad

Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, La Piedad, Mich.

Con la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, el viernes 3 de junio, a la 1pm, el obispo auxiliar Mons. Víctor Alejandro Aguilar Ledesma presidió los festejos en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, en la colonia Santa Fe, de La Piedad, Michoacán, en la que se unió el párroco P. Antonio García Cortés y otros quince sacerdotes de la foranía.

Cabe señalar que en el Novenario de esta fiesta hubo una preparación espiritual de Misas, Rosarios y Confirmaciones, así como una semana socio-cultural donde se expusieron algunas charlas sobre la fe y devoción al Sagrado Corazón.

En su homilía de la solemne concelebración, Mons. Aguilar exhortó a la feligresía sobre la reflexión del amor misericordioso del Padre manifestado en su Hijo Jesús: “Hoy celebramos al Sagrado Corazón de Jesús, celebramos el amor inmenso y misericordioso de Dios Padre, manifestado en su Hijo Jesucristo; en ese corazón que ha amado tanto al mundo, y nos deja ver las entrañas mismas del amor del Padre; Jesús se manifiesta como ese amor que debe de ser como el amor de un pastor atento de sus ovejas, al que se le ha perdido una, e incansablemente la busca y no descansa hasta que la encuentra; es un amor incansable, a pesar de todas las debilidades. Cuando la encuentra, la cura, la protege, la hace sentir segura”. El amor nos da fuerzas para salir y no caer en el pecado, nos motiva a tener un corazón puro y limpio, como ese amor personal que Dios nos tiene a cada uno, dijo.

Omar Ortiz Bravo


zurumbeneo

Fiesta del Sagrado Corazón en Zurumbeneo

La comunidad parroquial de Zurumbeneo celebró con profunda devoción al Sagrado Corazón de Jesús, Titular de esta parroquia, el pasado viernes 3 de junio. El obispo auxiliar Mons. Herculano Medina acompañó a los fieles de esta comunidad para presidir la Eucaristía solemne del festejo, la cual se realizó pasado el mediodía.

Acompañado del párroco P. Antonio Rivera Pichardo, el Obispo, en la solemnidad, llamó a los fieles de esta parroquia a experimentar el amor de Jesús; pero no por miedo a la condenación, sino para vivir en su amor y no irse nunca de su lado.

En el marco de esta festividad, Mons. Medina invitó a los parroquianos a llenarse del amor del Corazón de Jesús para ser también tiernos y delicados con quienes los rodean.


aldea

 

Fiesta del Sagrado Corazón en La Aldea

En la comunidad de La Aldea, adscrita a la Parroquia de Atapaneo, el obispo auxiliar D. Herculano Medina, el vienes 3 de junio por la noche, presidió la Eucaristía de la fiesta del Sagrado Corazón, la cual congregó a numerosos feligreses de este pueblo rural de la periferia de Morelia.

En punto de las nueve de la noche, dio inicio la Eucaristía en el dingo y amplio templo que se ha ido edificando con el esfuerzo de los pobladores; ahí, el Obispo Auxiliar resaltó que el gran amor de Dios se ha manifestado en Jesucristo que, dejando su trono, “se encarna en las entrañas de la Virgen para hacerse uno de nosotros y rescatarnos, liberarnos y salvarnos, y así mostrarnos que su Corazón está lleno de amor por nosotros”.

Asimismo en la homilía, Mons. Medina dijo a los fieles de esta comunidad que trabajan muy bien organizados en las diferentes pastorales, que es necesario experimentar el amor del Corazón de Jesús”, para poder sanar nuestro corazón y vivir como hermanos, e hijos de Dios”.

Alberto Calderón Ramírez