rafaelP. Rafael Chávez, en Tlalpujahua

Jacobo Soto

Ante el altar y a los pies de la Virgen de Carmen, en el Santuario Diocesano de Tlalpujahua Mich, este pasado 6 de febrero del 2018 el párroco P. Rafael Chávez Martínez, acompañado de 10 sacerdotes, en solemne Concelebración Eucarística dio gracias a Dios por sus 25 años de ministerio sacerdotal.

En la homilía, el Vicario Episcopal P. José Guzmán señaló que el sacerdote, a pesar de la fragilidad humana y sus limitaciones, es bendecido toda vez que Dios ha puesto en él su mirada para servir al mismo Dios y a los hombres: “Padre Rafa, el pueblo debe orar también por ti, pues debemos procurar también la santidad para que el mismo pueblo tenga sacerdotes santos”.

En el momento de las ofrendas, la comunidad parroquial hizo presente el respeto a la investidura sacerdotal, ya que algunas personas obsequiaron dos ornamentos: uno de ellos fue bendecido por el P. José para revestir al P. Rafael Chávez ante un templo parroquial lleno. Fue en la hora de dar la paz, que el P. Rafael, después de bajar del presbiterio, mostró su respeto a la figura del sacerdote, pues en un emotivo abrazo externó el agradecimiento que guarda por el P. Federico Mercado.

Fue la hora de la comida, que se llevó a cabo en el Auditorio Municipal, más que un momento de compartir, una expresión de comunión entre pueblo y sacerdote, quien también recibió un ramillete espiritual.

El P. Rafael ha servido en varias Parroquias, entre ellas Tafetán y Huapango. Actualmente, dice que en Tlalpujahua sigue aprendiendo con prudencia y es ahí donde le ha dejado sabiduría.

14y15 2de7 1

P. Herminio Alaniz, en María Madre

Adrián Cirilo Amado

La de Morelia es una Diócesis privilegiada en comparación con otras muchas del país, por ser cuna de muchos y muy buenos sacerdotes, afirma el Obispo Emérito de Chilpancingo-Chilapa, Gro., Mons. Alejo Zavala Castro.

Mons. Alejo manifestó lo anterior durante una solemne Eucaristía, celebrada el 8 de este mes en el templo parroquial de María Madre para festejar a su Párroco, P. Herminio Alanís Mandujano, por el 25º Aniversario de su Ordenación Sacerdotal.

Don Alejo Zavala aseguró que Jesús llama a quienes elige para ser sus ministros, como lo hizo con Pedro, Juan, Santiago y demás Apóstoles, y agradeció al P. Herminio y los otros 15 sacerdotes diocesanos que también están cumpliendo 25 años, por ayudarle al Todopoderoso en el proyecto salvífico. Reconoció también el esfuerzo de los padres para sostenerlo cuando alguno de sus hijos ingresa al Seminario, por todo el apoyo que le brindan durante los más de 10 años de estudios.

Consideró que las vocaciones sacerdotales deben ser promovidas en el seno familiar y ser perfeccionadas en los Seminarios, espacios éstos en que ha de ponerse más énfasis en las vocaciones misioneras.

El P. Herminio es de la generación de los 19 que fueron ordenados el 31 de enero de 1993 por el Arzobispo Estanislao Alcaraz (+), de los cuales han fallecido tres. Los restantes continúan muy activos.

En este homenaje, organizado por los grupos apostólicos laicales de la Parroquia a cargo del festejado, participaron varios condiscípulos del P. Herminio y otros invitados.

14y15 3de7 3

P. José Guzmán, en Agostitlán

El pasado viernes 9 de Febrero, la comunidad de Agostitlán (Mpio. de Hidalgo), Mich. se vistió de gala para celebrar el 25º Aniversario Sacerdotal de uno de sus hijos, el P. José Guzmán Tello, actualmente Vicario Episcopal de la Zona II “San Bernabé de Jesús” y párroco de Santiago Apóstol en Morelia. Acompañado de alrededor de 30 sacerdotes, entre ellos algunos de sus compañeros de generación y los obispos Carlos Suárez Cázares, Herculano Medina Garfias y Alejo Zavala, en una muy emotiva celebración, el P. José dio gracias por las bendiciones recibidas en este tiempo de servicio y entrega a la misión que Dios le encomendó.

La Celebración Eucarística tuvo lugar en el atrio del templo parroquial del Sagrado Corazón de Jesús, donde la lluvia no impidió que las cerca de 2,000 personas de las diferentes comunidades donde el P José ha prestado su servicio acudieran al llamado y con júbilo lo acompañaran y elevaran su oración para que, a la luz de la fe, su ministerio siga siendo fecundo.

Al concluir a la Santa Misa, el festejo continuó en la plaza del lugar, donde compartieron los alimentos y donde el padre y los presentes disfrutaron de la banda de música que amenizó el momento.

14y15 4de7 1

P. Leopoldo Sánchez Pérez, en la Medalla Milagrosa

El P. Leopoldo Sánchez, hasta entonces Vicario Episcopal de Pastoral (y a partir del día último de este mes, Abad de la Basílica de Pátzcuaro), celebró el sábado 10 de febrero pasado al mediodía /y en vísperas de su cumpleaños 51) sus Bodas de Plata Sacerdotales en su Parroquia de origen , la Medalla Milagrosa, de Morelia (Col. Ventura Puente). Estuvo acompañado por unos 20 sacerdotes, entre ellos sus compañeros de Curso, el Párroco y Vicario Episcopal P. Rafael Guzmán Armenta y otros sacerdotes amigos.

Ante un templo parroquial repleto de feligreses, y bajo una inusual y fría lluvia de febrero, la comunidad parroquial y amistades del P. Polo compartieron esta acción de gracias a Dios por la trayectoria pastoral de uno de sus ilustres hijos.

En su homilía, el P. Polo se centró sobre el sacerdocio como manifestación del amor de Dios por Cristo, quien le pide a cada uno, pero en especial al sacerdote, que lo acompañe en esa su ofrenda, y que nos pide que necesita de nuestro cuerpo para seguir sufriendo por el mundo al que tanto ha amado.

Hacia el final de la Eucaristía, una laica de la Parroquia le expresó su agradecimiento por su apoyo y sus oraciones, y pidió a Nuestra Madre María Inmaculada de la Salud lo proteja, y le hizo entrega de un copioso ramillete espiritual recabado por los parroquianos.

14y15 5de7 1

P. Javier Zaragoza, en Epejan

Alberto Calderón Ramírez.

“Con gozo y alegría nos unimos para para dar gracias a Dios por este regalo: el don del sacerdocio, que yo y mis compañeros estamos celebrando”, señaló el P. Javier Zaragoza Tafoya en la Eucaristía de acción de gracias por sus Bodas de Plata Sacerdotales que tuvo lugar el pasado lunes 12 de febrero en la Parroquia de San Miguel, de Epejan (Mpio. de Panindícuaro), Mich.

Acompañado de numerosos feligreses de las comunidades donde ha desempeñado su ministerio, así como de familiares y veinte sacerdotes, entre ellos ocho de sus compañeros de Ordenación, el P. Javier celebró con gozo y alegría su aniversario sacerdotal.

Ya en la Santa Misa, el P. Salvador Cisneros, Párroco del Señor de la Salud, de Puruándiro, fue el encargado de predicar la homilía y, entre otras cosas, recordó que la vocación al sacerdocio es amor: “P. Javier, Dios te ha amado siempre, por eso te hizo sacerdote, te llamó desde el vientre de tu madre y te hizo profeta evangelizador. ¡En cuántas personas y comunidades has sembrado el amor de Dios, y cuánto amor ha sembrado Dios en tu corazón! Si damos amor, Dios nos regresa más amor. La vida sacerdotal sólo se entiende en la dinámica del amor”, destacó el P. Salvador .

Señaló también que el amor sacerdotal es un amor evangelizador, es un amor de entrega generosa a las comunidades, es un amor de servicio desinteresado a los fieles, e invitó al festejado a agradecer ese amor que Dios ha puesto en su corazón y a renovar el compromiso de seguir dando el amor a los hermanos y a seguir ayudando a Cristo en la tarea de dar la salvación a los demás.