urna votos dibujo 660x381Ejerce tu derecho al voto con principios cristianos, en busca de un bien integral; busca siempre ese Reino de Dios, desdetus decisiones aquí en la tierra.

 

La realidad de nuestro país no se encuentra del todo bien en sus diferentes aspectos. En esta ocasión me enfocaré en un punto muy esencial e importante. Hablar de política implica un sinfín de opiniones, de formas de pensar, etc., pero no haré alusión a algún partido político o candidato en específico. Actualmente, nos encontramos a diario con violencia, falta de amor; no existe paz, hay desigualdad, opresión, sometimiento, dominación, injusticias, muertes y muchas cosas más, situaciones en las que, en su mayoría, se ven involucrados nuestros representantes políticos.

Se acerca un momento importante en dichas representaciones, un cambio en los diversos poderes. Por ello, es tiempo de que nosotros los mexicanos debemos sentarnos de verdad a reflexionar y pensar: ¿Qué es lo que necesitamos?, ¿de qué manera queremos vivir?, ¿qué futuro queremos?, entre muchas cosas más... Algo que no debemos olvidar es

que nosotros mismos somos los responsables de lo que queremos, nuestras

acciones y decisiones son las que cambian este rumbo: ¡Todos y cada

uno de los que vivimos en esta sociedad podemos lograr ese cambio tan

importante para un bien común! Mi invitación para todos ustedes,

jóvenes, es: No declinemos por los beneficios propios, familiares o de unos

cuantos; no apoyemos y promovamos el mal, mucho menos iniciativas y políticas contrarias a nuestros principios cristianos; pensemos en los que nos

rodean, en todos y cada uno de nuestros hermanos que, al igual que nosotros, necesitan un bien integral en su vida. Busquemos siempre ese Reino de Dios, aquí en la tierra. Hermanos, que no se nos olvide que, como cristianos católicos que somos, debemos guiarnos, en nuestras decisiones y acciones que realicemos, por los verdaderos principios que nos identifican, recordemos que somos la luz del mundo y sal de la tierra.

Todo comienza y termina por nosotros; hagamos en estas próximas elecciones un cambio, un beneficio para toda la comunidad; que esa decisión que vayamos a tomar próximamente esté llena de valores cristianos. Somos el mejor votante para transformar la sociedad. Seamos esa semilla germinadora que se encuentra en tierra fértil para llenar esta sociedad de frutos y valores comunes, para buscar ese Reino de Dios aquí en la tierra.