animacionEstimados amigos catequistas y seguidores de este espacio destinado a la formación de los catequistas, durante estos números estamos haciendo un recorrido por los diferentes departamentos que integran el Sedec con el fin de presentarles el abanico de posibilidades de formación que ofrecemos en la Dimensión Diocesana de Catequesis.

Para esta ocasión, presentamos el Departamento de Animación Catequística. Como su nombre lo dice, su finalidad es animar el ministerio de la catequesis en cuanto la vocación del catequista y la misma organización del servicio que presta en la comunidad cristiana. Ofrece principalmente dos experiencias: las jornadas de animación y las visitas al Sedec.

En primer lugar, las jornadas de animación, que consisten en un encuentro entre el equipo del Sedec con los catequistas de alguna parroquia. Alrededor de cuatro horas, reciben un tema de formación sobre el llamado especial que Dios les hace al servicio de la catequesis; un momento de oración frente a Jesús Sacramentado; tiempos para dialogar, y no podrían faltar momentos de animación con juegos y cantos propios de los catequistas.

Esta experiencia está inspirada en la propuesta que la Guía de Formación para los Catequistas nos hace en el numero 123: “La parroquia es capaz de suscitar vocaciones para el ministerio de la catequesis, mediante la realización de jornadas de promoción misioneras sobre su vocación a la vida y como cristiano en el mundo, así como la diversidad de ministerios que conforman la Iglesia; para que los laicos, conscientes de su misión y encontrando su lugar en ella, se comprometan a dar una respuesta. Al sacerdote le corresponde acompañar, formar y consolidar el llamado, confirmando su autenticidad y dándole su lugar en el conjunto de ministerios que conforman el proyecto pastoral de la comunidad”.

Además, el departamento ofrece a las parroquias la experiencia de las visitas al Sedec. Éstas se desarrollan dentro de las instalaciones del Secretariado ubicado en 20 de Noviembre 570, Col. Centro, en Morelia. Mediante un recorrido en cada uno de los lugares especiales, como el salón de formación, la capilla, la biblioteca, con el fin de ahondar en la formación integral de los catequistas y suscitar una conexión entre los mismos, y el Sedec, como espacio destinado especialmente al misterio de los catequistas.

Ofrecemos a los catequistas coordinadores, y especialmente a los párrocos, a solicitar ambas experiencias al Secretariado con el fin de animar y orientar el ministerio de los formadores en la fe y contribuir al mejoramiento del mismo.