calendario litc3barico espiral bn color

 

P. Otoniel Ochoa Nieto*

Estimados amigos catequistas y lectores de este espacio destinado a formar e informar sobre el caminar de la catequesis en la diócesis de Morelia. Los textos de catequesis son una herramienta necesaria para establecer un proceso integral, progresivo y holístico de la fe; si bien es cierto, el catequista es aún más importante, pues la fe se comunica mediante un testigo, no mediante un libro, el catequista necesita de este elemento para su labor.

En nuestra arquidiócesis hemos tenido un recorrido interesante en cuanto a textos se refiere. Los primeros en ser utilizados fueron elaborados en la propia diócesis por el P. Juan Navarro, a mediados del siglo pasado. Posteriormente, en gran parte del territorio diocesano se llevaron los textos de las Hermanas Catequistas Guadalupanas. Y desde hace una década, la arquidiócesis optó por llevar el proceso catequístico de Guadalajara, mientras se elaboraban nuestros propios textos diocesanos.

Ante el clamor de sacerdotes y catequistas de las diferentes parroquias de nuestra arquidiócesis, la Dimensión de Evangelización, Catequesis y Biblia (Sedec), luego de haber discernido la posibilidad de elaborar unos textos diocesanos, ha anunciado formalmente este reto y tarea a realizar. Pretendemos elaborar unos textos que respondan a las demandas de la nueva evangelización sobre una verdadera catequesis de Iniciación Cristiana, kerigmática y mistagógica, situada en nuestro contexto cultural y social, bajo el espíritu de Vasco de Quiroga.

Para la elaboración de este proyecto, se está conformando un equipo dividido en tres aspectos: doctrinal, psico-pedagogíco y técnico. El equipo doctrinal se encarga de los contenidos de fe y el proceso catequético-iniciático; el equipo psico-pedagógico pretende ofrecer dichos contenidos adaptados a la edad de los destinatarios mediante una pedagogía efectiva; y por último, el equipo técnico se entiende de la parte física de los manuales en cuanto que sean atractivos, funcionales y divertidos.

El proceso estará compuesto por tres etapas, cada una, a su vez, en tres años. Inspirados en una catequesis cristocéntrica-trinitaria, la primera etapa sobre el despertar religioso tendrá por protagonista al Padre, la segunda a Cristo y la tercera al Espíritu Santo, la misión y la Iglesia. El Hilo conductor de todo el proceso será el catecumenado, que ilumina toda forma de catequesis, sin dejar a un lado el ciclo del año litúrgico, mediante una fuerte catequesis mistagógica que explique los principales signos y símbolos de los sacramentos. Y en el entramado no podrán faltar elementos propios de nuestra cultura, como los santos y personajes importantes de la región y religiosidad popular.

Para que efectivamente sea una propuesta diocesana, la participación de algunos catequistas de toda la diócesis estará presente durante la elaboración, como participantes activos, sensores y jueces del proceso.

Encomendamos este proyecto a su intercesión para que este proyecto dé muchos frutos en nuestra Iglesia diocesana, y aún más allá de sus fronteras. 

 

*Coor. de Pastoral Profética