O valor de uma família

P. Benjamín Osornio Morales, responsable diocesano de la Dipafv

Desde hace años en nuestra Diócesis de Morelia la primera Prioridad es la atención a las familias. Sin embargo, nos hemos encontrado con que en los distintos equipos básicos de Pastoral Familiar (PF) que ya existen en las Parroquias, con frecuencia nos preguntan sobre qué es y cómo se hace su apostolado bien organizado a favor de las familias, no obstante que hemos dado cursos de capacitación y de profundización en las distintas Zonas de la Diócesis.

En el Sedipaf nos hemos propuesto facilitar la realización de esta Pastoral, sabiendo que en sí misma es un poco difícil por la amplitud y los campos propios que hay que atender cuando queremos hacer verdadera PF.

Se constata que en muchas parroquias no hay equipos básicos parroquiales de Pastoral Familiar, y sabemos que ninguna Pastoral va a ser posible realizarse sin equipo básico; en la PF se requieren al menos de tres matrimonios en la Parroquia para que asuman la responsabilidad y la misión de promover y establecer esta Pastoral que alcance cada vez a más familias, siempre asesorados y acompañados por el párroco. Tres matrimonios para compartir los retos y no desanimarse. Tres matrimonios para que cada uno se enfoque y se ocupe de cada uno de los cometidos que hay que trabajar estableciendo el trípode de la auténtica y verdadera Pastoral Familiar: Matrimonio, Familia y Vida.

Es importante que los equipos actuales de PF puedan sentir confianza en la realización de su apostolado parroquial con la decisión de ir creciendo poco a poco e irse complementando con más matrimonios y fortaleciendo su trabajo a favor de más familias que se verán beneficiadas con el Evangelio.

Contar con un manual a manera de un instructivo de Pastoral Familiar puede ser útil para el párroco, para los matrimonios encargados de esta Prioridad y para aquellas familias a las que les gustaría integrarse en esta labor y no conocen ni la estructura ni el alcance de estos esfuerzos tan necesarios.

En la Dimensión de Pastoral de la Familia y la Vida (Dipafv) nos dimos a la tarea de elaborar un manual, que responde a las preguntas: ¿Qué es la Pastoral Familiar?, ¿qué abarca?, ¿cómo se realiza cada proyecto o programa?

La reciente exhortación apostólica post-sinodal del Papa Francisco Amoris Laetitia (AL) que significa “La alegría del amor”, nos ofrece grandes contenidos y reafirma el interés y la preocupación de la Iglesia y por consiguiente de nuestra Diócesis a favor de las familias. Según explica el propio documento, en su primer punto, “a pesar de las numerosas señales de crisis del matrimonio, el deseo de la familia permanece vivo”; por consiguiente, este esfuerzo se suma a las acciones que hemos de implementar para que la familia sea enriquecida y la Pastoral Familiar renovada (cfr AL 1).

Está a su disposición este instrumento de trabajo pastoral. Esperamos que todo esfuerzo humano que se haga para fortalecer a la familia sea bendición de Dios y que cualquier iniciativa que se intente a favor de la célula básica de la sociedad sea sostenida por la Iglesia. La Sagrada Familia de Nazaret sea el ejemplo y la guía de todas y cada una de las familias de esta Diócesis.

Para el Episcopado Mexicano, la Pastoral Familiar es la Prioridad básica:

“En la familia se fragua el futuro de la humanidad, de ella depende la evangelización, es la primer escuela de socialización, es la formadora de las personas, es la que revela el amor, es la célula fundamental de la sociedad, es la célula básica de la sociedad y de la Iglesia”.