elecciones votos

P. Juan Manuel Quiroz Armenta, Vicario Episcopal de Pastoral

Mensaje base sobre desarrollo, construcción de paz y participación ciudadana, unido al mensaje de la CEM para las elecciones

Es verdad que estamos en la urgencia de las elecciones y que las voces de nuestro pueblo nos invitan con un sesgo de desaliento, a ver cuál candidato es menos peor para dirigir el país en el siguiente periodo gubernamental. Desde aquí es donde podemos proponer:

Tres Pecados político-sociales

1. Desconocimiento del termino Política. La política dice relación con el ejercicio de poder, viene del griego “Polis” o ciudad. Hoy por hoy la única manera de ejercer el poder y gobernar los designios de los pueblos es por medio de la política; es decir, por medio de la misma ciudadanía, que es quien elige sus gobernantes (1)

2. El abstencionismo en la participación ciudadana y en las elecciones de los gobernantes. Decía el famoso estadista y filósofo británico-irlandés Edmundo Burke: “Lo único necesario para el triunfo del mal es que los buenos no hagan nada”. Es decir: lo ideal para los malos gobernantes es que los buenos ciudadanos piensen que la política no es para ellos, no descubren que es así como estarán condenados toda su vida a estarse quejando de los políticos. (2)

3. Apatía. La apatía es uno de los mejores aliados de las dictaduras. Aunque hay otros aliados como el servilismo, el culto a la personalidad y la obediencia a ciegas a ideologías. Resulta que buena parte de los que se involucran en política lo hacen para apoyar a las dictaduras y los que son elegidos para ser nuestros servidores públicos, nos pueden convertir en servidores de ellos, porque al no participar en las consultas públicas, también al no ser miembros de denuncia ciudadana, igualmente la mala costumbre de no atender a los informes de gobierno de nuestras comunidades, incluso, llegando a un punto tal; de no conocer a quienes nos representan ante el Senado de la República. (2)

La participación en la política es un deber ciudadano por su misma naturaleza, quizás la manera más fundamental de participar es el ejercicio del voto democrático, pero antes de llegar a depositar ese voto, debemos de asegurarnos de que va a ser contado, y que será la mayoría la que definirá al ganador. De allí la necesidad de involucrarnos en política, ya sea directamente en partidos políticos, o desde organizaciones de la sociedad civil que persiguen los mismos ideales democráticos, o al menos apoyando a los políticos buenos.

La Iglesia en su labor pastoral, desde la Provincia Eclesiástica de Morelia ha programado enviar a todos los hombres y mujeres de buena voluntad; un mensaje base para la participación ciudadana, unido al mensaje de los Obispos mexicanos con motivo del proceso electoral 2018.

El Mensaje base quiere definir la participación ciudadana como una amplia gama de ciudadanía, donde surge el llamado: “La Patria la construimos todos”, aportando así para el desarrollo de nuestros pueblos y contribuyendo para la construcción de la paz. La Iglesia no desconoce que hay una necesidad latente de educación ciudadana.

El mensaje del Episcopado Mexicano está dirigido a orientar e impulsar la participación ciudadana en torno a las elecciones con el título: “participar para transformar”

Con seguridad que estos dos mensajes llegarán a nuestras manos; hagamos conciencia para leerlos, meditarlos y compartirlos de viva voz e impreso, contribuyendo así, al ánimo en la participación ciudadana.

(1)       Cfr. Blog, Sin temor a la controversia, 20 agosto 2010.

(2)       Cfr. La prensa/opinión, 2 de febrero 2011.