musical moments preschool kids singing

Hemos iniciado el Diplomado de Formadores de Catequistas en el Instituto Pastoral Diocesano San Juan Pablo II. La asistencia ha sido positiva, con 120 catequistas que vienen de distintas partes del país, inclusive contamos con la presencia de tres catequistas de Colombia; catequistas de Chiapas, Oaxaca, Irapuato, Celaya, San Luis Potosí, Puebla, Veracruz; junto con nuestra Provincia de Morelia. Contamos con la valiosa presencia de Religiosas de distintas Congregaciones.

Me gustaría valorar la formación en este tiempo de verano con cursos que se ofrecen en las distintas Parroquias y Foranías; su objetivo es la formación de catequistas para ofrecerles lo básico para ofrecer el mensaje de salvación a los catequizandos, sabemos en distintas foranías el curso básico que han activado además de necesario para la catequesis de nuestras parroquias. El objetivo del Diplomado de Formadores es distinto y tiene su valor aun con considerables resistencias en su comprensión y aceptación. Su objetivo es formar a catequistas formadores que forman a catequistas por medio de un itinerario de programación en cuanto a recursos, métodos y opciones formativas en la catequesis.

En nuestra diócesis de Morelia, necesitamos valorar y cambiar nuestra mentalidad en cuanto a la importancia de confiar más en catequistas formados que colaboren en la formación de nuestras parroquias. Tal vez nos falta convencimiento, porque seguimos pensando a lo clerical: que el cura debe hacer todo. O tal vez pensamos que es suficiente con la formación básica que ofrecemos en nuestras parroquias. El Diplomado ofrece también la opción durante el curso escolar para que se preparen mejor los catequistas que tengan este perfil e inquietud por dar este servicio en la parroquia. Los tiempos donde toda la temática formativa la ofrecía el sacerdote ya quedó atrás, ahora es importante que el laico, como discípulo y misionero, vaya aceptando este ministerio de la enseñanza ante los tiempos que vivimos.