05 2

 

p. Rubén Hernández Colín*

Las comunicaciones en el diálogo y en la escucha a nivel técnico y a nivel personal es el nuevo reto de los tiempos actuales donde las tecnologías han reventado los moldes tradicionales de comunicación. Como Iglesia diocesana no estamos ajenos a esta realidad que hasta cierto punto nos ha rebasado.

A nivel relacional, el diálogo y la escucha al interno de la Iglesia sigue siendo un compromiso importante que en la pastoral de la comunicación necesita ser fundamento de una convivencia sana entre comunidades eclesiales. Como hemos dicho en otras ocasiones, la comunicación ahora es horizontal donde los fieles quieren ser escuchados y acompañados, donde las distintas fraternidades que se promueven sean sostenidas más por la sensatez que por la intereses particulares, donde se asuma que hay distintos formas de expresión en una cultura plural.

A nivel técnico sigue siendo primordial fortalecer las distintas instituciones que se dedican a la información y formación evangelizadora, esto es una trasmisión de fe más eficaz y efectiva porque así lo demandan las mismas comunidades eclesiales: en la homilía, desde la promoción de lectura católica, de los mensajes por radio y televisión, en el aprovechamiento de las redes sociales, incluyendo en todo esto el material técnico y la integración de distintas iniciativas individuales. Una de las urgencias diocesanas que se necesita implementar en la organización de una pastoral de la comunicación más seria es la creación de una Oficina de Prensa para responder con mayor credibilidad los grandes cuestionamientos de las comunicaciones actuales. Esperemos que el Arzobispo siga promoviendo esta pastoral. ¡Bienvenido!

* Coordinador de la Comisión Diocesana de Pastoral de Medios de Comunicación Social.