sedec

Estimados amigos lectores de esta sección de Catequizando hoy, durante las últimas dos semanas, catequistas de nuestra Provincia Eclesiástica de Morelia y de varias diócesis del país se congregaron para recibir una formación que los capacite como formadores de catequistas.

Cada uno de los participantes es una esperanza para su Iglesia, pues lleva el importante cometido de formar a otros catequistas porque ha recibido las herramientas para ello. El Directorio General para la Catequesis dice que es deber de las Iglesias organizar adecuadamente la formación de los catequistas, tanto en lo que concierne a la formación básica inicial como a la formación permanente. Esto tiene sentido en cuanto que cualquier actividad pastoral que no cuente para su realización con personas verdaderamente formadas y preparadas, pone en peligro su calidad. Los instrumentos de trabajo no pueden ser verdaderamente eficaces, si no son utilizados por catequistas bien formados. Por tanto, la adecuada formación de los catequistas no puede ser descuidada en favor de la renovación de los textos y de una mejor organización de la catequesis.

Por lo tanto, es deber nuestro como delegados de nuestros obispos en los secretariados de evangelización y catequesis dar absoluta prioridad a la formación de los catequistas laicos. Principalmente la formación trata de capacitar a los catequistas para transmitir el Evangelio a los que desean seguir a Jesucristo. Sea, por lo tanto, la finalidad de la formación busca lo más apto posible para realizar un acto de comunicación: “la cima y el centro de la formación de catequistas es la plenitud y habilidad de comunicar el mensaje evangélico” (DGC 255).

Habiendo resaltado la importancia de la formación, el Directorio señala la necesidad de promover a nivel diocesano o interdiocesano escuelas para responsables de formar catequistas, a fin de que favorezcan la preparación de los formadores de los catequistas en parroquias, foranías, zonas e incluso a nivel diocesano. En este contexto, el Diplomado para Catequistas surge para responder a esta necesidad.

Felicitamos a los egresados y esperamos que el Espíritu de Dios, fuente de toda creatividad, les conceda luz en su cometido.