4

El lunes 24 de julio nuestro Señor Arzobispo hizo la proclamación diocesana del inicio oficial de nuestro Proceso diocesano de Renovación y Revitalización pastoral (2017-2026) en su Primera Etapa (2017-2018). El marco celebrativo en que se realizó fue su aniversario de ordenación episcopal junto con el de Don Carlos Suárez y la imposición del palio arzobispal.

Este anuncio o proclamación en las siguientes semanas lo vamos a vivir también en los demás niveles eclesiales:

A nivel de Zona pastoral y foranía se harán propuestas concretas por parte del Vicario Episcopal y los foráneos correspondientes, en las fechas y modos elegidos por ellos. Esto durante el mes de agosto del presente año.

A nivel parroquial se les ha pedido a todos los sacerdotes que hagan este anuncio en las Eucaristías del domingo 6 agosto del presente. Se les solicitó observar las siguientes indicaciones:

Hacer este anuncio o proclamación en el domingo indicado (6 de agosto) en todo lugar donde se celebre la Eucaristía (parroquia, capillas, rectorías). El momento más oportuno parece ser antes de dar la bendición. Esto con el fin de darle un significado de envío.

Se les ofreció un esquema que podrían adecuar o adaptar con creatividad a su realidad parroquial respetando lo esencial del mensaje.

Si este anuncio se acompaña de una previa y breve explicación a todos los fieles de este acontecimiento, podrá comprenderse más y facilitar el que todos nos involucremos en la ejecución de este Proceso en su Primera Etapa.

El esquema sugerido para esta proclamación o anuncio es el siguiente:

“Hoy domingo 6 de agosto del año 2017 les anunciamos con alegría y esperanza el Inicio de nuestro “Proceso diocesano de renovación y revitalización pastoral” en su Primera Etapa. Queremos que sea un “caminar juntos” en una mayor y mejor comprensión de la vida de nuestro pueblo, un ejercicio permanente de discernimiento de la voluntad de Dios para nosotros y de un mayor compromiso para hacer presente el Reino de Dios en la sociedad actual.

Lo viviremos promoviendo la evangelización en proceso desde, en y para la familia, inspirados en nuestro Primer Obispo Tata Vasco para construir con entusiasmo, en comunión y participación la paz que tanto deseamos.


Para esto como parroquia nos comprometemos a trabajar durante esta Primera Etapa del Proceso, durante los años 2017-2018, los siguientes ocho compromisos:

1.Tener un delegado parroquial en el “Equipo de observadores de Foranía”.

2. Apoyar a los sacerdotes para que vivan su vocación y misión, especialmente a los de la parroquia.

3.Tener el Consejo de Pastoral Parroquial funcionando de acuerdo a su identidad y funciones propias (Ver Estatuto renovado de la Arquidiócesis).

4.Orar permanente por la paz (Oración a Nuestra Señora de la Salud por la paz).

5.Colaborar en la creación de los “Centros de Atención a víctimas de la violencia”.

6.Acompañar a los jóvenes y adolescentes en situación de riesgo a través de la pastoral juvenil.

7.Tener el “Equipo parroquial de pastoral familiar”.

8.Orientar toda nuestra pastoral desde y para la familia.

 

En el nombre de Jesús relanzamos nuestra redes, fiados en la luz de su Palabra, en la fuerza de su Espíritu y protegidos por el manto de nuestra Madre, salud de los enfermos y la intercesión de San Bernabé de Jesús. Así sea. “

* Vicario Episcopal de Pastoral

 

P. Leopoldo Sánchez Pérez*