LOS JÓVENES COMO PROMOTORES DE PAZ

En torno al Día Internacional de la Juventud (12 de Agosto), declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, se elaboran normas internacionales que aumenten y fortalezcan los derechos de los jóvenes. El Programa de Acción Mundial para los Jóvenes precisamente intenta velar por el compromiso de los gobiernos ante la participación juvenil, y aboga porque estos brinden a los jóvenes más apoyo financiero, educativo y técnico para ayudarles a hacer realidad sus aspiraciones. La población juvenil en gran parte del mundo está muy expuesta a problemas como la pobreza y el desempleo. A pesar de su valor como fuerza de trabajo, se encuentra en clara desventaja en muchos aspectos. Sin embargo, es la misma juventud la que tiene la potencialidad para ser la solución de sus propios problemas mediante la participación y la protección que vele por el talento y las posibilidades de los jóvenes.

Los jóvenes son una gran riqueza para la sociedad, sin embargo, muchas veces viven situaciones familiares y sociales que los convierten en víctimas y actores de hechos violentos (Cfr. CNP 73). Creemos que la superación de la violencia sólo será posible con el hábil uso de herramientas que se consiguen con la educación y que capacitan para hablar un lenguaje de paz (Cfr. CNP 198).

Al pensar en la educación de los jóvenes y su compromiso por la paz, debemos esforzarnos en difundir pensamientos de paz, fomentar sentimientos de paz, impulsar gestos de paz y promover un lenguaje de paz que lleve a los jóvenes a ser “Artesanos de Paz”. Jóvenes ustedes son nuestra esperanza para alcanzar un Michoacán mejor, lleno de paz.

Es necesario que Padres, Maestros y toda la sociedad tomemos conciencia que la educación de los hijos, los alumnos y de todos los jóvenes se vea fortalecida con el ejemplo, los valores, principios, buenos modales y actitudes positivas que les permitan a los jóvenes responder a los retos actuales de nuestra sociedad.

 

 

LA IGLESIA DE MORELIA SE ALISTA PARA ABRIR CENTROS DE ESCUCHA

La Provincia y la Arquidiócesis de Morelia estamos en el esfuerzo de ofrecer a las personas, las familias, las comunidades, los grupos y a la sociedad en general, nuestra presencia y acompañamiento como Iglesia católica para juntos construir la paz. Comparto con ustedes sus frustraciones y esperanzas. Me duele la situación por la que pasan muchas personas. Les expreso a todos mi cariño y oración ante la realidad. Me interpela la incertidumbre y el miedo de muchos de ustedes. Por esta razón, a través de la Pastoral Social, les ofrezco nuestro servicio de mediación entre las partes que pudieran estar en conflicto, a fin de que construyamos caminos que nos permitan alcanzar la verdad, la  justicia, el perdón, la reconciliación y la paz. Desde la Comisión de Justicia, Paz y Reconciliación, ponemos a disposición de quienes hayan sido víctimas (personas, familias, grupos, comunidades) un proceso de acompañamiento integral (Psicosocial, Espiritual, Pastoral y Jurídico), a fin de alcanzar la sanación interior y La Paz. Es necesario que dialoguemos, que aprendamos a escucharnos y lleguemos a los acuerdos que nos permitan alcanzar condiciones de vida justa y digna para todos.

 

En Cristo, nuestra Paz

 

+ Carlos Garfias Merlos

  Arzobispo de Morelia