domund2017

HOY, DOMUND 2017

Con la alegría que brota del anuncio del Evangelio, hoy celebramos el DOMUND, en este año el lema es: “Sé valiente, la misión te espera” que invita a ser valientes y comprometerse a fondo con la labor misionera de la Iglesia. “Sé valiente”, es retomar la audacia del Evangelio. Coraje y arrojo para salir de nosotros mismos, para resistir la tentación de la incredulidad, para gastarnos por los demás y por el Reino, para soñar con llegar al más apartado rincón de la Tierra. “La misión te espera”, significa tomar la decisión de ser parte de la actividad misionera de la Iglesia. Hasta el último confín, sin límites ni fronteras. Pido a Dios que podamos llevar el amor de Dios a todo aquel que encontremos a nuestro paso, para seguir construyendo, desde la misión, una sociedad en paz. Todos estamos llamados a la misión. El anuncio del Evangelio es una necesidad del creyente. Oremos por todos los misioneros para que sean portadores y comunicadores de la paz que Cristo nos da continuamente, promovamos la vocación misionera en la. Iglesia y aportemos generosamente para apoyar las misiones en la. Iglesia.

CELEBRACIÓN DEL DÍA DEL MÉDICO

Con ocasión del Día del Médico -23 de octubre- quiero felicitar y reconocer la vocación y profesión de todos los médicos. Ser médico, no sólo implica conocimiento, sacrificios y noches de desvelo, sino una vocación que esperamos que asuman con verdadero compromiso, haciendo honor al juramento hipocrático. En esta ocasión manifiesto mi reconocimiento y gratitud a todos los profesionales de la sanidad que, con su dedicación, cercanía y profesionalidad a las personas que padecen una enfermedad se convierten en verdadera personificación de la misericordia. La identidad y el compromiso del médico no sólo se apoya en su ciencia y competencia técnica, sino principalmente en su actitud compasiva y misericordiosa hacia los que sufren en el cuerpo y en el espíritu. La compasión, es de alguna manera el alma misma de la medicina. La compasión no es lástima, es padecer-con. La salud es uno de los dones más preciados y deseados por todos, por ello les aseguro mi aprecio por el esfuerzo que realizan para dignificar cada día más su profesión y para acompañar, cuidar y valorizar el inmenso don que significan las personas que sufren a causa de la enfermedad. A todos aquellos que se dedican a la medicina, a los estudiantes universitarios que aspiran llegar a ser médicos, a todas las instituciones civiles y médicas, les aseguro mi oración por ustedes y sus familias ya que muchas veces sus familias les acompañan directamente en la vocación del o la médico, que es como una especie de sacerdocio en su disponibilidad y entrega. Felicidades a todos los médicos.

En Cristo, nuestra Paz

+ Carlos Garfias Merlos

Arzobispo de Morelia