VACACIONES DE NAVIDAD, OPORTUNIDAD DE FORTALECIMIENTO ESPIRITUAL

Se acercan ya los días de vacaciones escolares que marcan un tiempo especial para la vida familiar y para el descanso. Las vacaciones decembrinas son sin duda la oportunidad para muchos de tener un periodo de descanso luego de varios meses de arduo trabajo. Se trata de un tiempo especial, en el que las familias y los amigos se reúnen, celebran las fiestas navideñas y de fin de año. Sin embargo, no debemos perder de vista que esta temporada no debe limitarse al consumismo, sino que debe ser el espacio ideal para el descanso y la reflexión. Para nosotros los católicos es el tiempo especial de encuentro con Cristo que nace entre nosotros y que en su presencia salvadora nos ofrece un camino de esperanza y de renovación en las situaciones más difíciles que vivimos.

Es la oportunidad para hacer un análisis en retrospectiva sobre cómo fue nuestro actuar durante este año y qué podemos hacer para mejorar, para ser mejores personas y contribuir a que nuestra sociedad sea mejor. Para los creyentes, la llegada de estas fechas representa algo muy especial, pues nace –y renace- en nosotros la esperanza de que el Salvador llegue a nuestros corazones con la invitación a mirar al prójimo como un verdadero hermano.

Vivamos estas fiestas con el respeto y amor que se merecen; descansemos y reflexionemos sobre nuestro actuar y la oportunidad de contribuir a un México mejor. Expreso mi deseo de que Jesucristo llene nuestros corazones de amor, humildad y sabiduría para construir un país en mejores condiciones y con mayores oportunidades.

Hago un llamado a todos los hombres y mujeres de buena voluntad a hacer una pausa para dejarse tocar por la Palabra que se hace carne de nuestra carne, Jesús de Nazareth. El nos mostrará el camino a seguir para construir un México nuevo, sin violencia.

HOY, DÍA DEL SEMINARIO DIOCESANO DE MORELIA

Hoy en todo el territorio de la Arquidiócesis de Morelia celebramos el Día del Seminario de Morelia. El Seminario de Morelia es la casa que desde hace 248 años forma los futuros sacerdotes y está encaminada a realizar una educación personal que los lleve a crecer humana, cristiana y vocacionalmente, desde el conocimiento de la realidad que se vive en nuestra Arquidiócesis y con todas las herramientas que les ayudan para responder a la vocación.

 

En esta jornada del Seminario de Morelia los seminaristas presentes en todos los templos de la Arquidiócesis buscan un encuentro con todo el pueblo de Dios, comparten su vocación, dan a conocer la vida del Seminario y, también,  buscan la colaboración de todos nosotros para su formación, con nuestro apoyo espiritual y material.

Durante el proceso de formación de los seminaristas, es de vital relevancia la educación desde el Evangelio y para la construcción de la paz, elementos fundamentales para promover la cercanía y el acompañamiento a los fieles. El empeño es que se capaciten para colaborar en sus comunidades desde la integralidad de las dimensiones de la formación humana, espiritual, intelectual, pastoral y vocacional, trasmitiendo su experiencia de Cristo y participando en la programación concreta de formación que les ofrece el Seminario.  

 

En este curso escolar nuestro Seminario cuenta con 264 estudiantes, 23 formadores, 88 profesores y 46 empleados en distintos servicios. Pedimos a los fieles se unan en oración y aporten con generosidad en esta jornada para que sigan promoviendo y acompañando las vocaciones al sacerdocio y así apoyen a la formación de los futuros pastores al servicio del Reino en nuestra arquidiócesis de Morelia.

    

 En Cristo, nuestra Paz

+ Carlos Garfias Merlos

          Arzobispo de Morelia