CUARESMA, TIEMPO PROPICIO PARA LA RECONCILIACIÓN Y LA PAZ.

El próximo miércoles 14 de febrero, inicia el tiempo de la Cuaresma, el espacio previsto para preparar a todo el Pueblo de Dios para la gran celebración de la Pascua del Señor,  al actualizar la Muerte y Resurrección de Jesucristo. Con la Imposición de la Ceniza como signo externo que nos compromete a programarnos para la conversión y la penitencia, iniciamos el reconocimiento de nuestra  condición humana en toda su fragilidad, expuesta a todo tipo de rupturas: con Dios, con el medio ambiente, con los hermanos, con la sociedad y consigo mismo.

La Cuaresma nos convoca a todos para detenernos y advertir el rumbo que llevamos en nuestra vida personal y la ruta que estamos imponiendo a los procesos sociales. La Cuaresma es un tiempo para ser honestos con nosotros mismos y con Dios, mediante el reconocimiento de lo precario de una vida carente de amor y abundante en rupturas y desencuentros. Es tiempo para la reconciliación y la paz, tan necesarias en todas partes, en las familias, en las comunidades, en las instituciones, en la sociedad misma. Es tiempo de escucha y de diálogo como herramientas para el encuentro, el perdón y la construcción de la paz. Es tiempo de conversión al Dios vivo y verdadero, el Dios de Jesucristo, quien muriendo vence a la misma muerte y el poder destructor del pecado.

Y precisamente, el Papa Francisco nos invita a vivirlo como «signo sacramental de nuestra conversión», que anuncia y realiza la posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida. En su mensaje para esta Cuaresma 2018, el Papa ha tomado la frase: «Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (24,12). Jesús, respondiendo a una pregunta de sus discípulos, anuncia una gran tribulación y describe la situación en la que podría encontrarse la comunidad de los fieles: frente a acontecimientos dolorosos, algunos falsos profetas engañarán a mucha gente hasta amenazar con apagar la caridad en los corazones, que es el centro de todo el Evangelio.

Es fundamental que todos los fieles católicos se preparen y aprovechen este tiempo favorable para reconciliarse y encontrar la paz que tenemos que transmitir a los demás.

Todas las personas de buena voluntad súmense a las iniciativas de diálogo, de encuentro, de reconciliación y de paz que se estén generando en los diversos espacios de la Iglesia y de la sociedad. Todos somos corresponsables de que podamos transformar  la violencia e inseguridad en una oportunidad de encontrar el camino de la armonía, la seguridad y la paz.

“LA NOCHE DE LOS TESTIGOS” EN MORELIA

Por primera vez en México, el próximo jueves 15 de febrero la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada en México realizará un evento internacional llamado "La Noche de los Testigos" en esta Arquidiócesis de Morelia. Este evento es una vigilia de oración, enmarcada con música y testimonios vivos de la Iglesia que sufre necesidad, persecución, o falta de libertad religiosa. En nuestro país, queremos hacer énfasis en el acrecentado derramamiento de sangre por la violencia, como últimamente el lamentable asesinato de los sacerdotes Iván Añorve Jaimes y Germaín Muñiz García, en el estado de Guerrero.

Todos podrán asistir y participar en esta “Noche de los Testigos” que tendrá la entrada libre y será en la Catedral de Morelia a las 19:00 horas. En "La Noche de los Testigos" tendremos el testimonio del Obispo de Alepo, Mons. Antoine Chahda de Siria, víctima de la persecución religiosa y ataques por el estado Islámico, la religiosa María de la Luz Roa, Misionera Clarisa, quien ha sido testigo de la guerra civil y la epidemia de ébola en Sierra Leona, y la señora María Herrera otra víctima de la violencia en México. Este evento se lleva a cabo en diferentes países desde hace 9 años, siendo la sede en Francia.

“La Noche de los Testigos” en México, en especial en Morelia, será una oportunidad para concientizarnos de la importancia y la fuerza de la oración ante tantas situaciones lamentables, para defender nuestra fe, rechazar la violencia, y encender una luz de esperanza hacia la libertad. Una oración que nos invita a la acción y buscar la paz.

LA PAZ, UN BIEN UNIVERSAL: SEÚL-MORELIA

En noviembre del año pasado acepté la invitación para visitar la Arquidiócesis de Seúl, y también para participar en el Foro de Paz: para la Paz de la Península Coreana 2017.

Ahora, para dar seguimiento a este compromiso cristiano y responder a esta necesidad de Construir la Paz y se siga abonando mucha luz y esperanza en nuestro camino hacia la paz en nuestras comunidades de fe, vienen algunos miembros del Comité de Reconciliación Nacional de la Arquidiócesis de Seúl, quienes del 12 al 15 de febrero del año en curso visitan esta Arquidiócesis de Morelia para conocer nuestra realidad y experiencia en este camino.

Este esfuerzo de construcción de la paz en nuestras diócesis, forma parte de la pastoral cotidiana en la comunidad de fe que surge en y desde donde se anuncia el Evangelio. Estoy convencido que estos encuentros y experiencias que se ofrecen son una extraordinaria oportunidad para abrir la posibilidad de construir bases a fin de lograr un mundo mejor, más justo,  más seguro y en paz.

+ Carlos Garfias Merlos

             Arzobispo de Morelia