Arquidiócesis de Morelia

Switch to desktop Register Login

Su servicio lo realizan con ‘pasión’

Antecedentes
San Pablo de la Cruz, Sacerdote italiano. Se dice que la Virgen María se le apareció al joven Pablo, y le dio a conocer el hábito negro, el estilo de vida contemplativa y el escudo de su futura  Congregación  de los Pasionistas, que fundó inspirado en la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Él le relató sus visiones a Mons. Gattinara, Obispo de Alejandría, y a su confesor, quienes le revistieron de dicho hábito en 1720, y vivió en la ermita de San Esteban, en la localidad de Castellazzo.
Junto a su hermano, Juan Bautista Danei Massari. Pablo, que tomó para siempre el nombre  Religioso de Padre Pablo de La Cruz, viajó a la ciudad de Roma y sostuvo una audiencia con el Papa Benedicto XIV, quien aprobó las reglas de su Congregación masculina, que se llamó Congregación de la Pasión (también conocida como Pasionistas), destinada a la vida contemplativa y a las misiones de evangelización. Pablo se destacó por su amor a la Eucaristía, su penitencia y su infatigable oración y predicación.
San Pablo de la Cruz se lanza a la empresa de fundar esta Congregación luego de un largo camino de búsqueda espiritual, muy similar al vivido por San Francisco de Asís.
Más adelante, el Padre Diego Alberici, Misionero Pasionista, nacido en Roma en 1846, fue enviado a misionar, y llegó a México en el año de 1880 y ahí en Tacubaya, DF, tuvo contacto con un grupo de jóvenes que deseaban vivir la Espiritualidad Pasionista y consagrar su vida a Dios haciendo el bien a muchas personas. Entre estas jóvenes estaba la Srita. Dolores Medina Zepeda, que veía la necesidad de formar en los valores de la vida cristiana.

 

Nace la Congregación femenina
Dolores Medina se propuso trabajar en el campo de la educación católica y a los 13 años se graduó como profesora de instrucción primaria. Vivió, como su modelo Jesucristo, treinta años de vida oculta, madurando como persona y como mujer cristiana  Comprometida con el Evangelio.
Hacia los treinta años Dios puso a prueba su fe: quedó paralítica por un tiempo, y después se recuperó de manera admirable e imprevista. Durante la enfermedad leyó la biografía de San Pablo de la Cruz.
Algunas amigas suyas de Tacubaya, ciudad entonces vecina a la Capital y hoy parte de la misma, pensaban ingresar entre las Religiosas Pasionistas de clausura viajando a Tarquinia (Italia). Ellas le pusieron en relación espiritual con el P. Diego Alberici, uno de los Religiosos Pasionistas italianos que atendían la iglesia de San José, popularmente llamada de “San Diego”, porque había  Pertenecido a los Dieguinos.
Mientras estuvo paralítica trató a algunas jovencitas educadas sin enseñanza religiosa.
Alentada por sus inquietudes, se comprometió a educar en la religión católica a las niñas y jóvenes de su entorno social. Así nació el “Círculo Católico” el 31 de julio de 1892. Aunque inicialmente se limitó a preparar a las niñas a hacer la Primera Comunión, pronto se dio cuenta de que nada conseguiría si no organizaba un centro de estudios con reconocimiento oficial.
Para que la acompañaran y ayudaran en esta tarea llamó a las amigas que pensaban ir con las pasionistas a Italia. Después de varios años de llevar una vida piadosa al estilo de una comunidad, decidieron fundar el instituto de las Hijas de la Pasión que iba a caracterizarse por la espiritualidad pasionista. Con ocho aspirantes recibió el hábito el 2 de febrero de 1896. El P. Alberici les había escrito unas Constituciones inspiradas en la de los Religiosos Pasionistas, les instruyó en las formas de vida de una comunidad religiosa y las ayudó a dar los primeros pasos. Más tarde fue llamado a Roma, en noviembre de 1902, tuvo que dejar a las Hijas de la Pasión y falleció en Rocca di Papa, Italia, en 1904. Por esta misma época, en julio de 1902, la M. Dolores Medina obtuvo del Superior General de los Religiosos Pasionistas, hoy Beato Bernardo María Silvestrelli, la incorporación a la Congregación Pasionistas, de cuya espiritualidad se alimentan las Hijas de la Pasión.
Los dos, el P. Diego Alberici y Dolores Medina, iniciaron una nueva Congregación Pasionista, pero femenina, que debía dedicarse a la promoción humana en los campos de la evangelización de la cultura, a la acción misionera, a las obras benéficas a favor de niños huérfanos y desheredados de la fortuna, al apoyo y ayuda a nuestros pueblos indígenas y a los campesinos pobres, a los  Trabajadores que emigran en busca de otras oportunidades.

 

En Morelia
Llegaron a Morelia en el año de 1951 siendo la Superiora María del Pilar. En ese mismo año el Sr. Arzobispo Mons. Luis María Martínez, quien había pedido Religiosas de Italia para atender el Seminario Diocesano, pero que no llegaron, solicitó a la Hermana Pasionistas que le ayudaran a atender el Seminario menor mientras llegaban las Religiosas de Italia, pero no llegaron. Fue entonces que se le pidió a la Congregación atender el Seminario definitivamente, las Hermanas aceptaron con la condición de no perder su vida fraternas, en comunidad, su vida de oración, etc. En el año de 1954 arribaron más Hermanas para atender el Seminario mayor.
La casa de postulantado de la Congregación estaba en Camelinas, donde llegaron las primeras postulantes y las Hermanas Ruperta y Ade, encargadas de las postulantes que en ese entonces eran seis chicas. Después se pasó el postulantado a la calle Benito Juárez, mientras se terminaba de construir la casa de postulantado donde actualmente se ubica (calle Rafael Iriarte No. 8, colonia Praderas de Morelia), estando a cargo las Hermanas María Elena Fernández y Abigail Mendoza.
Los pasados 22, 23 y 24 las Hermanas Pasionistas tuvieron la Jornada Vocacional Pasionista en la Casa San Estanislao, con la asistencia de siete chicas que vivieron la Jornada, en las cual se les impartió distintos temas, y tuvieron la oportunidad de vivir un encuentro con Jesús y reflexionar acerca de su vocación.



PARA SABER…
CARISMA
La meditación y hacer memoria de la Pasión de Jesús entre los hombres. Se dedican principalmente a la educación, y también tienen atención a Seminarios, casas hogar, misiones, y atención a los migrantes.
LUGARES EN LOS QUE SE ENCUENTRAN
Estados Unidos, Europa, Centroamérica, Región del Caribe, África y México: Ciudad de México, Toluca, Puebla, Cholula Puebla; Guadalajara, Jal; Mezcala, Jal; Puruagua Gto; Celaya Gto; Morelia, Mich; Durango, Dgo; Hermosillo Son; Agua Prieta, Son; Santa Rosa de Jáuregui, Qro; Vicente Guerrero, Centla, Tabasco Yajalón, Chiapas.

FUENTE: DULCE MARÍA TORRES MURILLO/COMUNIDAD CRISTIANA

Su servicio lo realizan con ‘pasión’

Antecedentes

San Pablo de la Cruz, Sacerdote italiano. Se dice que la Virgen María se le apareció al joven Pablo, y le dio a conocer el hábito negro, el estilo de vida contemplativa y el escudo de su futura  Congregación  de los Pasionistas, que fundó inspirado en la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Él le relató sus visiones a Mons. Gattinara, Obispo de Alejandría, y a su confesor, quienes le revistieron de dicho hábito en 1720, y vivió en la ermita de San Esteban, en la localidad de Castellazzo.

Junto a su hermano, Juan Bautista Danei Massari. Pablo, que tomó para siempre el nombre  Religioso de Padre Pablo de La Cruz, viajó a la ciudad de Roma y sostuvo una audiencia con el Papa Benedicto XIV, quien aprobó las reglas de su Congregación masculina, que se llamó Congregación de la Pasión (también conocida como Pasionistas), destinada a la vida contemplativa y a las misiones de evangelización. Pablo se destacó por su amor a la Eucaristía, su penitencia y su infatigable oración y predicación.

San Pablo de la Cruz se lanza a la empresa de fundar esta Congregación luego de un largo camino de búsqueda espiritual, muy similar al vivido por San Francisco de Asís.

Más adelante, el Padre Diego Alberici, Misionero Pasionista, nacido en Roma en 1846, fue enviado a misionar, y llegó a México en el año de 1880 y ahí en Tacubaya, DF, tuvo contacto con un grupo de jóvenes que deseaban vivir la Espiritualidad Pasionista y consagrar su vida a Dios haciendo el bien a muchas personas. Entre estas jóvenes estaba la Srita. Dolores Medina Zepeda, que veía la necesidad de formar en los valores de la vida cristiana.

Nace la Congregación femenina

Dolores Medina se propuso trabajar en el campo de la educación católica y a los 13 años se graduó como profesora de instrucción primaria. Vivió, como su modelo Jesucristo, treinta años de vida oculta, madurando como persona y como mujer cristiana  Comprometida con el Evangelio.

Hacia los treinta años Dios puso a prueba su fe: quedó paralítica por un tiempo, y después se recuperó de manera admirable e imprevista. Durante la enfermedad leyó la biografía de San Pablo de la Cruz.

Algunas amigas suyas de Tacubaya, ciudad entonces vecina a la Capital y hoy parte de la misma, pensaban ingresar entre las Religiosas Pasionistas de clausura viajando a Tarquinia (Italia). Ellas le pusieron en relación espiritual con el P. Diego Alberici, uno de los Religiosos Pasionistas italianos que atendían la iglesia de San José, popularmente llamada de “San Diego”, porque había  Pertenecido a los Dieguinos.

Mientras estuvo paralítica trató a algunas jovencitas educadas sin enseñanza religiosa.

Alentada por sus inquietudes, se comprometió a educar en la religión católica a las niñas y jóvenes de su entorno social. Así nació el “Círculo Católico” el 31 de julio de 1892. Aunque inicialmente se limitó a preparar a las niñas a hacer la Primera Comunión, pronto se dio cuenta de que nada conseguiría si no organizaba un centro de estudios con reconocimiento oficial.

Para que la acompañaran y ayudaran en esta tarea llamó a las amigas que pensaban ir con las pasionistas a Italia. Después de varios años de llevar una vida piadosa al estilo de una comunidad, decidieron fundar el instituto de las Hijas de la Pasión que iba a caracterizarse por la espiritualidad pasionista. Con ocho aspirantes recibió el hábito el 2 de febrero de 1896. El P. Alberici les había escrito unas Constituciones inspiradas en la de los Religiosos Pasionistas, les instruyó en las formas de vida de una comunidad religiosa y las ayudó a dar los primeros pasos. Más tarde fue llamado a Roma, en noviembre de 1902, tuvo que dejar a las Hijas de la Pasión y falleció en Rocca di Papa, Italia, en 1904. Por esta misma época, en julio de 1902, la M. Dolores Medina obtuvo del Superior General de los Religiosos Pasionistas, hoy Beato Bernardo María Silvestrelli, la incorporación a la Congregación Pasionistas, de cuya espiritualidad se alimentan las Hijas de la Pasión.

Los dos, el P. Diego Alberici y Dolores Medina, iniciaron una nueva Congregación Pasionista, pero femenina, que debía dedicarse a la promoción humana en los campos de la evangelización de la cultura, a la acción misionera, a las obras benéficas a favor de niños huérfanos y desheredados de la fortuna, al apoyo y ayuda a nuestros pueblos indígenas y a los campesinos pobres, a los  Trabajadores que emigran en busca de otras oportunidades.

En Morelia

Llegaron a Morelia en el año de 1951 siendo la Superiora María del Pilar. En ese mismo año el Sr. Arzobispo Mons. Luis María Martínez, quien había pedido Religiosas de Italia para atender el Seminario Diocesano, pero que no llegaron, solicitó a la Hermana Pasionistas que le ayudaran a atender el Seminario menor mientras llegaban las Religiosas de Italia, pero no llegaron. Fue entonces que se le pidió a la Congregación atender el Seminario definitivamente, las Hermanas aceptaron con la condición de no perder su vida fraternas, en comunidad, su vida de oración, etc. En el año de 1954 arribaron más Hermanas para atender el Seminario mayor.

La casa de postulantado de la Congregación estaba en Camelinas, donde llegaron las primeras postulantes y las Hermanas Ruperta y Ade, encargadas de las postulantes que en ese entonces eran seis chicas. Después se pasó el postulantado a la calle Benito Juárez, mientras se terminaba de construir la casa de postulantado donde actualmente se ubica (calle Rafael Iriarte No. 8, colonia Praderas de Morelia), estando a cargo las Hermanas María Elena Fernández y Abigail Mendoza.

Los pasados 22, 23 y 24 las Hermanas Pasionistas tuvieron la Jornada Vocacional Pasionista en la Casa San Estanislao, con la asistencia de siete chicas que vivieron la Jornada, en las cual se les impartió distintos temas, y tuvieron la oportunidad de vivir un encuentro con Jesús y reflexionar acerca de su vocación.

 

 

 

PARA SABER…

CARISMA

La meditación y hacer memoria de la Pasión de Jesús entre los hombres. Se dedican principalmente a la educación, y también tienen atención a Seminarios, casas hogar, misiones, y atención a los migrantes.

LUGARES EN LOS QUE SE ENCUENTRAN

Estados Unidos, Europa, Centroamérica, Región del Caribe, África y México: Ciudad de México, Toluca, Puebla, Cholula Puebla; Guadalajara, Jal; Mezcala, Jal; Puruagua Gto; Celaya Gto; Morelia, Mich; Durango, Dgo; Hermosillo Son; Agua Prieta, Son; Santa Rosa de Jáuregui, Qro; Vicente Guerrero, Centla, Tabasco Yajalón, Chiapas.

 

FUENTE: DULCE MARÍA TORRES MURILLO/COMUNIDAD CRISTIANA

© Arquidiócesis de Morelia - 2013

Top Desktop version